Últimos comentarios
Sin comentarios
Búsqueda de blogs

Contracciones musculares ¿Cómo evitarlas con el entrenamiento?

Los calambres musculares son algo que todos hemos sufrido. Y es que, las contracciones musculares son bastante normales hasta cierto punto, pero ¿Sabías que puedes evitarlas? Y lo mejor de todo, es que el proceso es muy sencillo, y en base a ejercicio.

 En este artículo, hablaremos justamente sobre eso, tratando qué es una contracción muscular, qué tipos existen, y cómo evitarlas para no sufrir más de estos dolores. Inclusive, esto sirve para aquellos que se ejercitan, pero sufren de contracciones musculares. Te explicaremos cómo evitar este problema ¡Vamos allá!

 

¿Qué son las contracciones musculares y cómo evitarlas?

 Un calambre muscular o contracción muscular, no es más que la contracción de los músculos de un área del cuerpo, haciendo que los músculos se estiren o encojan en un periodo de tiempo, causando un cierto nivel de dolor, que suele ser corto.

 Los calambres musculares suelen ser similares a las contracturas musculares, pero con la diferencia de que esta última causa dolor, el cual puede llegar a ser prolongado. Sin embargo, la mayoría de personas suelen llamar a ambos por igual.

 A continuación, veamos los motivos que pueden causar espasmos musculares:

 

Ejercicio

 

Existen muchas razones por las cuales puedes sufrir contracciones musculares, aunque una de las más comunes si practicas ejercicio, es el propio entrenamiento. Sí, como acabas de leer, es posible que el propio entrenamiento te esté causando estos espasmos. En sí, existen dos motivos:

 

    El ejercicio causa fatiga muscular, lo que puede causar espasmos y calambres musculares si te has ejercitado en exceso.

    El ejercicio también puede causar un desequilibrio electrolítico por el sudor, lo que puede causar también espasmos

 

Aunque es posible que sigas sufriendo estos espasmos por el entreno, una buena forma de evitarlo es:

 

    ¡Toma agua suficiente! Si repones el agua que gastas de tu cuerpo durante el entrenamiento, reduces las posibilidades de un espasmo considerablemente

    ¡Escucha a tu cuerpo! Generalmente, los músculos tienen un límite. Está bien querer ejercitarse y dar más, pero si te sobrexcedes, habrá consecuencias ¡Tenlo en mente!

    ¡No olvides el calentamiento! Algunos lo olvidan, y es clave para evitar las contracciones musculares durante el entrenamiento. Te dejamos información sobre la importancia del realizar ejercicios de calentamiento

 

Falta de sueño

 

A veces nos olvidamos que nuestros músculos son coordinados por el sistema nervioso central. Es decir, que la salud de nuestro cerebro influye directamente en nuestros músculos, y el cuerpo en general.

 

Cuando no duermes suficiente, estás más próximo a tener algún tipo de calambre muscular. Por ejemplo, uno de los más comunes es el del párpado, que nos indica que ya necesitamos unas horas de sueño.

 

Exceso de cafeína

 

La cafeína en realidad no nos da energía. Es un estimulante del sistema nervioso. Es decir, que al ingerirlo, estamos modificando la conducta de nuestro sistema nervioso, el cual como os comentamos, es clave para el funcionamiento de los músculos.

 

Por esta razón, ingerir demasiado café puede causar contracciones musculares. Regula la cantidad de cafeína o bebidas energéticas, y no debería haber inconvenientes.

 

Deficiencia de minerales, vitaminas o nutrientes

 

Algunos minerales o nutrientes juegan un rol crítico para evitar las contracciones musculares. Entre estos se encuentran:

 

    Calcio: Un mineral que no solo fortalece los huesos, sino que además evita los calambres musculares. Se puede encontrar en lácteos, soja, tofu y vegetales.

    Magnesio: El magnesio es parte importante del funcionamiento de los nervios y músculos. Su deficiencia puede causar contracciones musculares en cualquier parte. Suele causarse principalmente por una dieta inadecuada, demasiado alcohol o diarrea.

    Vitamina D: La vitamina D, al igual que el magnesio, juega un papel en el funcionamiento de los nervios. La principal fuente de vitamina D es el sol, aunque también la alimentación.

 

Otros factores

 

Además de los factores antes mencionados, el estrés y la ansiedad, por ejemplo, pueden llegar a causar calambres musculares. Lo mismo pasa con ciertos medicamentos que tienen efectos secundarios. Para este último caso, lo ideal es consultar con el médico.

 

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Menú

Compartir

Código QR

Ajustes

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse